Historia de la OMCC

 

 

La idea de crear una Olimpiada Centroamericana nace en reuniones de trabajo durante la XII Olimpiada Iberoamericana de Matemáticas en Guadalajara, México en 1997. Al igual que el resto de las olimpiadas ya sean nacionales, regionales o internacionales, su principal objetivo fue crear y promover el interés por la matemática para impulsar el desarrollo de la ciencia y la tecnología en los países participantes. Este objetivo se pretende alcanzar enfrentando al estudiante a problemas que requieren creatividad, imaginación e ingenio para su solución. Los problemas de olimpiadas matemáticas rompen así el marco de los problemas tradicionales del aula de clase.

La creación de lo que hoy conocemos como la Olimpiada Matemática de Centroamérica y el Caribe, OMCC, surge como iniciativa de los países centroamericanos los cuales presentaron a la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) un proyecto con características propias. La olimpiada centroamericana buscaba ser un evento para que estudiantes menores de 16 años lograran experiencia en este tipo de competencias y sirviera como un punto de evaluación para escoger a los equipos que representarían a cada país en la Olimpiada Iberoamericana de Matemáticas (OIM) y en la Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO, por sus siglas en inglés). Además, como valor agregado, se buscaba ofrecer un seminario paralelo en el que se expusieran nuevas metodologías y tecnologías para brindar la oportunidad de ampliar conocimientos a los profesores de enseñanza media del área. De esa manera, se lograría también el intercambio de experiencias académicas. La estructura académica es similar a la de la Olimpiada Iberoamericana de Matemáticas.

Este proyecto fue más allá de lo planeado originalmente por los países centroamericanos. A él se unieron Cuba, República Dominicana y Puerto Rico. Luego, Colombia, Venezuela y por último México. Se integraron así 12 países en esta competencia.

La primera Olimpiada Matemática de Centroamérica y el Caribe se desarrolló en 1999 en San José, Costa Rica entre el 6 y el 12 de julio contando con la participación de 9 países.

A la fecha se han desarrollado las siguientes 16 olimpiadas:

Año
País sede
1999 Costa Rica
2000 El Salvador
2001 Colombia
2002 México
2003 Costa Rica
2004 Nicaragua
2005 El Salvador
2006 Panamá
2007 Venezuela
2008 Honduras
2009 Colombia
2010 Puerto Rico
2011 México
2012 El Salvador
2013 Nicaragua
2014 Costa Rica

 

Aspectos de Organización

La Olimpiada Matemática de Centroamérica y el Caribe se celebra anualmente con el patrocinio de los Ministerios de Educación de la región y entes privados. Los países participan con equipos conformados por tres estudiantes, un Jefe de Delegación y un Profesor Tutor. Pueden asistir otros profesores, particularmente de educación media, en calidad de observadores o asistentes al simposio.

La prueba que se aplica en el concurso consta de 2 partes que se toman en dos días consecutivos, cada una de las cuales consta de tres problemas de matemáticas. Los concursantes presentan por escrito su solución para cada uno de los seis problemas. El Tribunal de Coordinación tiene a su cargo la evaluación de la prueba. La prueba se elabora a partir de un banco de problemas enviados por los países participantes y recopilado, seleccionado y estudiado, por un grupo de profesores durante los meses previos al concurso.

Al igual que en la Olimpiada Iberoamericana de Matemáticas, en la Olimpiada Matemática de Centroamérica y el Caribe se otorgan medallas de oro, plata y bronce a la mitad de los participantes, distribuyéndolas en la razón 1:2:3. Además, reciben Menciones Honoríficas los alumnos que no obtuvieron una medalla pero que resolvieron correcta y completamente al menos un problema del examen.

Se pueden otorgar premios especiales a aquellas soluciones presentadas por los alumnos en algún problema de la prueba, si a juicio del Tribunal de Coordinación son sobresalientes.

En el año 2000 y a partir de la II Olimpiada Matemática de Centroamérica y el Caribe se instituyó la Copa “El Salvador”, que se entrega como reconocimiento al país que tiene mayor progreso relativo en su participación en la Olimpiada Matemática de Centroamérica y el Caribe durante los últimos tres años.

En el año 2010 se amplió la convocatoria a otros países de la región y por vez primera participaron países de habla inglesa: Jamaica, Trinidad y Tobago, Islas Vírgenes Americanas y Barbados.